BLOG DEDICADO A JAIME MARTORELL MIR




sábado, 2 de abril de 2011

BURROCRACIA

Si por esa banda de vividores y timadores profesionales que se hacen llamar políticos fuera, seguiríamos circulando en carros de bueyes. Sólo así se explica esa pasión por la bicicleta, por los solares llenos de rastrojos, esa complicidad familiar con las ratas que habitan esos solares y ruinas, ese odio a la innovación, al automóvil (invento fascista, no lo olvidemos, máxima expresión del futurismo, instrumento del antisemitismo fordiano), a todo lo que genera riqueza (siempre y cuando no sea la suya), ese empeño en extorsionar a todo el que se intenta ganar los garbanzos trabajando exigiéndole que pague impuestos y cumpla leyes absurdas.
Si ese mal sólo afectara a los políticos de izquierdas, pues bueno, se entendería, han hecho del resentimiento una ideología. Pero no, ese tumor inquisitorial, intolerante y acomplejado no deja de crecer en toda esa ralea de leguleyos y parásitos. Y especialmente en esta isla. 
En una coyuntura como la actual, poner trabas a una iniciativa original como Mallorca Rocks, que lo único que puede aportar es un poco de fiesta, alegría y puestos de trabajo para sus sufridos contribuyentes, suena a carca, rancio o, lo que es peor, suena a mafia. Mafia institucionalizada, votada y legitimada. Pero MAFIA. Así, en negrita y con mayúsculas.
Eso sí, sus mierdas subvencionadas tenemos que pagarlas entre todos, nos gusten o no (generalmente suele ser lo segundo). Y, como diría Don Senén, si queremos verlas, pagar otra vez.
Por cierto, a veces me pregunto quién elige a los representantes de los comerciantes porque la verdad es que se están luciendo, en éste y en otros temas que ya hemos tratado. O los afiliados a esas asociaciones son unos cenutrios, o es que esos supuestos defensores de sus intereses surgen por generación espontánea e inspiración divina.


El Consell advierte de que el Mallorca Rocks sólo puede acoger un concierto
El departamento insular de Territorio señala que la realización de un evento musical en un hotel es una "actividad de tipo extraordinario" - Acotur pide al Consistorio que detenga la venta de entradas
Un informe jurídico elaborado por técnicos del servicio de actividades clasificadas del Consell de Mallorca ha dictaminado que la iniciativa del Mallorca Rocks Hotel de Magaluf (Calvià) consistente en organizar 17 conciertos entre mayo y septiembre "no resulta posible", ya que únicamente tiene la posibilidad de solicitar permiso para un solo concierto al ser una actividad de carácter extraordinario.
El informe del departamento de Territorio señala que la celebración de un evento musical de estas características en un establecimiento hotelero requiere de una "especial autorización" que "se entiende como puntual para la realización de una sola actividad", tal y como prescribe la ley que regula las licencias integradas de actividad de Balears.
En este sentido, los técnicos de la institución insular recuerdan que el ciclo de conciertos previstos para este verano –el primero será el 31 de mayo– demuestran "una intención de repetición anual" que no ampara el permiso de carácter extraordinario.
La patronal de comercio turístico Acotur ha adjuntado estas conclusiones en una nueva denuncia contra el Mallorca Rocks registrada ayer ante el ayuntamiento de Calvià, que, según establece el informe del Consell, es la administración a la que corresponde la aplicación de medidas cautelares sobre aquellas actividades que, presuntamente, no tienen licencia de apertura. En el escrito de Acotur, se insta al Consistorio a que por medio de la Policía Local actúe para evitar que se sigan vendiendo entradas por parte de la promotora.
"La celebración de estos eventos supone una grave competencia desleal para los empresarios cuyos establecimientos sí están amparados legalmente", sostiene Acotur en su denuncia, en la cual alerta del "caos" que podría generarse en las zonas turísticas si otros hoteles decidiesen acogerse a esta licencia de actividad no permanente extraordinaria para celebrar macroconciertos.
Fuentes jurídicas consultadas ayer por este diario señalaron que la única vía que tendría el Mallorca Rocks para legalizar esta situación sería obtener una licencia secundaria. Lo dice la ley de licencias integradas de actividad: "Si se pretenden realizar actividades de carácter extraordinario, de forma repetitiva [...] deberá solicitar una nueva licencia municipal [...] que ampare la realización de la actividad secundaria propuesta".
Según estas fuentes, esta vía se encontraría con el problema de lo que estipula el plan general urbanístico de Calvià, que no permite los cambios de uso de edificios destinados a alojamiento turístico.
LA REACCIÓN
El Grupo Fiesta Hotel sostiene que cuenta con todos los permisos
La cadena hotelera propietaria del Mallorca Rocks incidió ayer en la defensa de que los conciertos se celebrarán porque cuentan con todos los permisos correspondientes

2 comentarios:

Free Beer Cursors at www.totallyfreecursors.com